ADIUNT LLEVÓ EL RECLAMO POR LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA UNT A LA ASAMBLEA UNIVERSITARIA

El miércoles 13 de septiembre sesionó la Asamblea Universitaria en el Centro Cultural Virla para abordar el tratamiento de “Órganos de gobierno, conformación y competencia”. Una delegación de la Adiunt se hizo presente para llevar el reclamo por la democratización de la UNT, la ciudadanía plena de los preuniversitarios y el claustro único docente.

REFORMA DEL ESTATUTO DE LA UNT:  ¿CAMBIAR ALGO PARA QUE NADA CAMBIE?

En 2014, la gran huelga docente abrió un proceso de reforma del Estatuto Universitario que tenía como mandato incorporar la Carrera Docente, reconocer la Ciudadanía Pre-universitaria y democratizar el sistema político de la UNT.

El Estatuto de 1995 había consagrado un régimen político antidemocrático, basado en la Ley de Educación Superior, funcional al vaciamiento educativo, a la privatización creciente sobre la base del ajuste presupuestario. Consecuencia de ello, las gestiones ligaron la UNT a los cuestionados fondos de Bajo la Alumbrera (a través de YMAD), producción minera que llevó a la contaminación y la corrupción.

Este 13 de Septiembre, luego de infinitas dilaciones y a casi 3 años de haber iniciado sus sesiones, la Asamblea Universitaria comenzará el tratamiento del régimen electoral y de los órganos de gobierno de la UNT. Sin embargo, los dictámenes de comisión sobre estos puntos reflejan que no hay ninguna voluntad de avanzar realmente en la democratización y que estamos ante un nuevo intento de distorsión del genuino reclamo de la comunidad universitaria.

Ciudadanía preuniversitaria trucha

En relación a la Ciudadanía Plena de los Preuniversitarios, hemos señalado reiteradas veces que en pleno siglo XXI, no se puede tolerar que la comunidad universitaria de las siete Escuelas Medias de la U.N.T. no puedan participar de las elecciones universitarias ni ser parte de los órganos de gobierno universitario. Los cambios que están en debate no significan avances significativos.

Si bien se propone que los miembros del Consejo de Escuelas Experimentales, al igual que los que integran los Consejos Directivos de Facultades, integren la Asamblea Universitaria, la comunidad de las Escuelas Experimentales seguiría sin representación en el Consejo Superior, órgano de gobierno de la UNT. Esto por el hecho que se pretende la integración solamente del Director del Consejo de Escuelas Experimentales al Consejo Superior, sin incorporar una representación de los docentes, estudiantes y no docentes de  las Escuelas. Además, se propone que el Director del Consejo de Escuelas Experimentales pueda ser sólo uno de los directores de las 7 escuelas preuniversitarias. Esto preserva un régimen antidemocrático.

Desde ADIUNT reclamamos que los diferentes estamentos de las Escuelas Medias de la UNT estén representados en el Consejo Superior, y que el Director del Consejo de Escuelas Experimentales sea elegido por el conjunto de la Comunidad de las Escuelas, garantizando el derecho de cualquier docente de dichos establecimientos a poder postularse al cargo.

Régimen electoral y órganos de gobierno

Conadu Histórica y la ADIUNT hace años que reclaman el claustro único docente. Es decir, terminar con la votación por estamentos (Auxiliares y JTP por un lado, Adjuntos y Asociados por otro, y Titulares separados), y que los docentes como estamento votemos los colegas que se postulan. Sin embargo, las propuestas que se debatirán en la Asamblea, conservan la votación por estamento, manteniendo la sobrerrepresentación de los titulares que, siendo menos del 4% de los docentes, se apropia del 33% de la representación.

A su vez, se pretende dar continuidad a las restricciones en relación a la postulación para rector y vice, ya que se mantendría su alcance limitado a los titulares y asociados, lo que es completamente antidemocrático (menos del 2% de la comunidad universitaria). En la misma dirección, se pretende seguir con elecciones indirectas que dan piedra libre a la compra de voluntades, como lo demuestra los escándalos de Ramiro Moreno comprando votos en 2010 o de los votos doblados y marcados de un modo especial en 2014.

Una verdadera democratización de la UNT debería comenzar por establecer el claustro único docente, abolir la sobrerrepresentación de los titulares y establecer mecanismos de representación acordes a la realidad de cada estamento. Desde ya, permitir la representación democrática de los docentes, estudiantes y no docentes de las Escuelas en el Consejo Superior y la posibilidad de elegir libremente al Director del Consejo de Escuelas. Es necesario abolir las proscripciones para postularse a conducir los destinos de la Universidad y convocar una verdadera asamblea universitaria que debata la orientación general que va a tener la UNT ante la crisis y los ataques privatizadores en curso.